jueves, 15 de octubre de 2009

34 jóvenes Policías Nacionales completan su formación en la ciudad

Tan sólo le faltaba el proyecto para acabar la carrera de Ingeniero Agrónomo. Jaime Delgado lo hizo y se licenció. Comenzó a trabajar en lo suyo. Pero pronto se dio cuenta de que esta labor no le ofrecía un trabajo estable a largo plazo. Entonces, un amigo le habló sobre cómo meterse en el Cuerpo de la Policía Nacional. Y no se lo pensó dos veces. Se preparó las oposiciones y las sacó. Ahora completa su formación de la Academia de Ávila en Mérida.

Jaime es sólo uno más de los 34 alumnos que se preparan para ser Policías Nacionales. De forma simultánea, unos están en lo que se denomina el Aula Práctica y otros haciendo las prácticas propiamente dichas. Los primeros son un total de 25 y los segundos ascienden a 10.
Claudio Gutiérrez es Inspector Jefe, delegado local de Formación y tutor de los alumnos del Centro de Formación de Ávila. Lleva cinco años desempeñando esta labor, concretamente desde marzo de 2004. Y dice estar encantado con su trabajo. «Esta misión que me han encomendado es muy bonita, gratificante y totalmente diferente a lo que hacía antes. Me llena mucho, sobre todo porque los alumnos que tengo son muy agradecidos. Siempre están ávidos de aprender y con ganas de conocer la experiencia de sus superiores. Cuando están en el Aula Práctica ya sienten la profesión más cerca de ellos y por eso se involucran mucho. Y nosotros aprovechamos para tratar de inculcarles el amor al Cuerpo».

Pero hasta que llegan a Mérida, los alumnos tienen que pasar algunas fases. Comienzan formando parte de la convocatoria de las oposiciones, que casi siempre es en mayo. Una vez que son admitidos, realizan los exámenes. Estos constan de pruebas físicas, pruebas teóricas y una entrevista personal.

En Ávila, los alumnos han pasado seis meses de formación. Después, 25 de ellos vienen a Mérida y, durante tres meses y medio, se preparan en el Aula Práctica. Tienen 12 semanas durante las que, en un aula acondicionada en el Cuartel de la Policía Nacional, se sumergen en dos asignaturas que se imparten los lunes y los martes: Adaptación al Entorno Social y Profesional, con 12 temas, y la segunda, Métodos y Técnicas Policiales, con 21 temas.

En la formación de los alumnos participa todo el personal de la Comisaría de Mérida. Gutiérrez es el que se encarga de seleccionar al profesorado más idóneo para impartir las clases. En la actualidad participan en esta formación, con 136 horas de clases, un total de 21 profesores que pertenecen a todas las escalas. Así, se incluye desde el Comisario, Inspectores Jefes, Inspectores, Subinspectores y Policías.

Realizar la IPO

Los miércoles, jueves y viernes, llevan a cabo lo que se conoce como IPO, la Iniciación Profesional Operativa. Este es el primer contacto que tienen los policías con la Comisaría. A los alumnos se les reparte por las diferentes brigadas que existen pero en ningún momento pueden salir a la calle. «Aquí observan y aprenden como se lleva a cabo una investigación, cómo se toma declaración a los detenidos, cómo se hace un reconocimiento en rueda, cómo funcionan los calabozos y toman el primer contacto con la oficina de denuncias, contestan llamadas al 091. «.

Dentro de esta formación también hay unas prácticas de tiro, que constan de cinco ejercicios. Tienen lugar los miércoles y se realizan en Badajoz.

Una vez completada esta labor, los alumnos son evaluados.

Finalizados estos tres meses de clases teóricas y de IPO, los alumnos son examinados de estas materias por personal de la Academia de Ávila. Los que aprueban, tienen que elegir plaza para desempeñar el periodo de prácticas, que dura nueve meses. En esta situación Mérida acoge en la actualidad a 10 alumnos.

A partir de aquí, al Policía se le entrega el arma y una licencia especial para utilizarla. Ya está listo para salir a la calle, pero siempre acompañado de un profesional. Los agentes tienen que cumplir un protocolo, que al final será evaluado. Y tendrán que pasar, entre otros sitios, por la oficina de denuncia, seguridad ciudadana, unidad de Z, prevención, el grupo de respuesta, investigación, documentación, policía científica. . Además de involucrarse al 100% en estas tareas, al agente se le pide que cumpla un determinado perfil que incluya actitudes como responsabilidad, dedicación, disciplina, integridad, trabajo en equipo y decisión.

Una vez finalizadas las prácticas, llega el momento de jurar el cargo. Precisamente el pasado día 10 celebraron este acto los 10 Policías de la promoción 23 A. Es en Ávila donde eligen destino.
Por Mérida han pasado ya 10 promociones, tanto de Aula Práctica como de prácticas propiamente dichas. A dos por año, al menos, desde que Gutiérrez ejerce como tutor, desde el año 2004. Precisamente, de los alumnos que Claudio tiene siete son extremeños y tres son mujeres. Y la mayoría de ellos proceden de Andalucía.

No hay comentarios: